Por fin Teatro Noh





 Entrada a la sala del teatro en el Circulo de Bellas Artes

 Escenario

Ayer por fin fuimos al esperado Teatro Noh y Kyogen. Fuimos un grupo de amigos y mi familia, entre ellos, Jaime, Kaco, Elena, Mutsumi, Tomoe, mi madre y mi padre. Estabamos sentados en distintos sitios en el patio de butacas, porque fue difícil incluso encontrar entradas. La Fundación Japón tenía reservados algunos asientos y eso hizo que estuviera bastante lleno.
Antes de empezar un japonés, que más tarde participaría, explicó en qué consistía. Una chica japonesa con kimono, con un expañol perfecto, fue traduciendo lo que este hombre iba contando.
En primer lugar, durante 20 minutos nos enseñaron una muestra de teatro Kyogen. Esta pequeña muestra se llamaba Inabado (La esposa bebida).El argumento sería el siguiente:
Una mujer beb sin mesura y no atiende a las tareas del hogar. Harto de la convivencia con ella, su marido solicita el divorcio y consigue ser soltero de nuevo. Con el fin de casarse otra vez, va al templo Inabado y ofrece sus plegarias, pero la mujer se entera del plan y sigue a us marido hasta el pabellón del templo. Finalmente sorprender al marido fingiendo que es la joven prometida por el oráculo.

Después de esta pequeña obra, empezó el teatro Noh, que duró 55 minutos. Dicha pieza recibe el nombre de  Makiginu (Los rollos de seda). Y su argumento es el siguiente:
Se decreta enviar una ofrenda de rollos de seda al santuario de Kumano, pero el mensajero se rezaga en el camino al detenerse en el santuario de Otonashi para componer un poema inspirándose en la fragancia de la flor del ciruelo. Como se retrasa, el oficial imperial ordena que le arresten. El espíritu de Otonashi se encarna en una sacerdotisa, explica las vitudes poéticas del mensajero y baila para que la liberen. Finalmente el espíritu se aleja del cuerpo de la sacerdotisa y vuelve a ser ella misma.

Sin entender japonés, es poco lo que se puede entender. Pero Tomoe, comentó que a pesar de saber japonés, ella tampoco entendía nada. Es cierto, que una vez asistido al teatro y teniendo el argumento facilitado por la organización, si que se puede llegar a hacer una idea, sobre el tema. Particularmente me gustó mucho más el teatro Noh. Hay que indicar que a pesar de que había personajes femeninas, en ningún momento había actrices, sino actores con la vestimenta característica de las mujeres que representaban.
Los trajes de los actores, eran impresionantes, sacados de los típicos grabados japoneses. El actor que hacía de sacerdotisa, llevaba una máscara, que le cubría la cara, pero dicha máscara tenía una expresión que parecía cambiar según el momento. Luego una serie de hombres sentados al final del escenario, con instrumentos musicales, al tiempo que tocaban tambores, flauta, y otros instrumentos, hacían unos sonidos, que luego nos comentó Mutsumi que eran para crear ambiente, sonidos de viento, de la naturaleza, que ambientaban el baile de la sacerdotisa.

El escenario era muy sencillo, una tarima de madera que cubría el escenario del teatro del Circulo de Bellas Artes, una puerta, con una cortina que se levantaba para que los actores entraran, y de fondo una pintura de un pino recortado al modo japonés. 
Debo decir, que fue una experiencia curiosa, que aprendí más cosas de la cultura japonesa y que espero que pueda volver a repetir.

Read Users' Comments (2)

2 Response to "Por fin Teatro Noh"

  1. Cristina, on 18 de abril de 2010, 13:14 said:

    Parece interesante, pero difícil de disfrutar, ¿no?

  2. Espacios vivos en Japón, on 19 de abril de 2010, 2:59 said:

    Si, es complicado, como la propia cultura japonesa, por eso es interesante seguir conociendo cosas sobre ella.

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido este post?